Digital Teletrabajo - Formación2.0

¿Cuán digital es nuestra organización?

Comparta este post

El profesor del MIT Edgar Sheing, define cultura organizacional como el conjunto de creencias que comparten los miembros de una empresa, el cual acaba determinando la forma cómo se hacen las cosas para obtener resultados.

Este sistema de creencias puede ser modificado intencionalmente por el liderazgo de la organización para responder -entre otras cosas- a las crisis impuestas por el entorno.

Sheing, establece tres niveles en los que se manifiestan los fenómenos culturales de la organización: (1) Artefactos y comportamientos, (2) valores y (3) supuestos básicos.

El relacionado con los artefactos y comportamientos hace referencia a aquellos elementos tangibles, evidentes e identificables por las personas que no forman parte de esa cultura organizacional.

Los colaboradores de la gran mayoría de nuestras organizaciones tienen acceso a la tecnología y a una variedad de dispositivos -elementos visibles y tangibles- que le dan acceso y conexión permanente con su organización, y como individuos de una sociedad hiperconectada a las redes sociales, los medios digitales, etc.

Toda esta mezcla de accesos y dispositivos nos puede hacer creer que como sociedad contamos con una cultura digital arraigada, sin embargo, cuando vamos al mundo de los comportamientos -observables- lo digital no está tan visible, ni tan arraigado y es que ser digital, no está en el acceso y la disponibilidad de la tecnología, los dispositivos, la velocidad de conexión.

El ser digital implica poner en evidencia una serie de competencias digitales que nos impulsan a actuar con la confianza en que se puede coordinar un proyecto, tomar decisiones, hacer seguimiento a las actividades a través de reuniones vía sistemas de video conferencias.

Zoom, Skype o Google Hangouts, nos permite reunirnos virtualmente con nuestros equipos, además se pueden incorporar herramientas colaborativas que nos ayuden a mantener el control de los proyectos como Trello, Britix 24 e, incluso, compartir documentos en  Google Drive o Dropbox,  por solo nombrar algunas de las herramientas tecnológicas más populares a las que podemos acceder.

Estamos en un momento único, la pandemia del Coronavirus y el movimiento #quedateEnTuCasa, nos obliga a actuar a movernos hacia lo digital, no como un concepto abstracto o inherente a las redes sociales sino una como una forma de organizarse tanto en lo personal como en lo laboral.

El teletrabajo, es una alternativa, no una moda o un beneficio al cual acogerse, sino una forma eficiente y confiable de continuar con nuestras actividades profesionales fuera de las instalaciones físicas de nuestras organizaciones para entregar resultados.

Nos toca apurar el paso porque el trecho para operacionalizar en comportamientos observables lo que la cultura digital implica es aún largo, pero lo cierto es que muchas cosas están cambiando y esos cambios van a permanecer después del Coronavirus.

Odalis Rojas | Directora de Link Gerencial

[email protected]